ANTERIOR

El buen mozo, el tesoro y

el respeto por la autoridad

SIGUIENTE


 

 

El buen mozo 

Zon Ji era alto y elegante.
Se vistió para concurrir a la corte y
se miró al espejo.
Preguntó a su esposa que lo ayudaba:
-¿Soy tan buen mozo como el señor Tardy?
-Mucho más, contestó ella.
Zon Ji preguntó luego a una concubina y
esta le dijo que era mucho más agraciado
que el señor Tardy, por supuesto.
Y luego preguntó
a unos invitados que estaban en su casa, y
también ellos le respondieron que
era mucho más buen mozo que el señor Tardy.
Cuando Zon Ji
se encontró con el señor Tardy
vio con sus propios ojos
que el señor Tardy era
más buen mozo y elegante que él.
Entonces pensó:
“Mi mujer dijo
que yo era más buen mozo
porque es cercana a mí,
mi concubina,
porque me teme, y
los invitados porque
me quieren pedir algo...”.
 
Entonces
en la siguiente audiencia con el rey,
le contó la anécdota y
le dijo:
-En todo el reino
las mujeres que el rey tiene y sus asistentes
son muy cercanos a su majestad,
en la corte no hay ministro,
secretario o consejero que no le tema, y
en todo el reino
no hay quien no quiera pedirle algo:
¿no es eso peligroso para su majestad?
 
 
 
El control del Tesoro

El señor Jin Guo
quería para sí el puesto de
Controlador del Tesoro,
entonces se acercó al rey y le dijo:
-Señor,
es absolutamente necesario que
Vuestra Majestad escuche el reporte
de los cinco encargados del tesoro
todas las mañanas y que
tan frecuentemente como pueda
usted mismo haga los controles.
-Así se hará, le dijo el rey,
pero cuando lo hizo una vez,
lo llamó a Jin Guo y
le dio el puesto.
 
 
Respeto a la autoridad
 
La zorra
para no ser comida por el tigre
le dijo:
-¡Alto!,
yo soy el encargado del reino de los animales...
¡No puedes comerme!
Ven conmigo y
verás el respeto que
todos me demuestran
a pesar de mi tamaño.
Efectivamente,
en cuanto los animales veían al tigre,
huían y
el tigre creyó en la palabra de la zorra.

 


ARRIBA

INDICE

SIGUIENTE