ANTERIOR

Las preguntas de Qu Yuan

SIGUIENTE


 

 

 

En un tiempo, al comienzo,

el cielo lo era todo.

Hoy, leo en el diario,

apenas representa dos capas de barniz

sobre una pelota de fútbol…

(Y de una fragilidad y fugacidad

apabullantes.)

¡El cielo!,

con todo lo que nos ha significado…

 

Ahí tenemos a Qu Yuan,

el primero de los poetas

conocido por su nombre.

Formaba parte de la casa real de Chu y

sirvió en la corte del rey Huai

(329 - 299 a. de C)

pero como a tantos

le fue mal en ese nido

de tejedurías y trampas,

un celoso fue con cuentos

y el rey lo echó de la corte,

y como todo desterrado

Qu Yuan anduvo deambulando

con grandísimas penas en su corazón,

y de esa pena hizo un poema

que es muy famoso:

Encuentro con la tristeza, se llama

y es demasiado largo

como para estas páginas mías.

En él Qu Yuan relata la pena de verse

separado del rey a quien servía

con entera devoción.

 

Cuentan que en su viaje

al exilio

exhausto del trajín del viaje

llegó a un templo

tiempo ha abandonado y

se puso a contemplar las imágenes

que algún otro viajero

había dibujado en sus paredes:

representaban los misterios

del cielo y la tierra.

Y él,

como un modo de aliviar

la pena que sentía,

escribió bajo los dibujos

lo que sentía en su corazón.

 

Murió cerca de allí poco después,

se suicidó ahogándose

en el río vecino

y los habitantes del lugar

conmovidos

recopilaron sus preguntas

y por eso es que a veces

su orden está alterado…

(esto nos lo cuenta Wang Yi, allá por el año 150)

 

Las Preguntas de Qu Yuan,

del libro Cantos del Sur, Chu Chi

 

¿Quién nos transmitió la historia lejana,

el antiquísimo comienzo de las cosas?

¿Cómo podríamos saber cómo fueron las cosas

antes de que el cielo y la tierra tomaran su forma?

Y dado que nadie puede penetrar la opacidad de

cuando oscuridad y luz aún no estaban divididas,

¿cómo es que podemos saber acerca del caos

          y las formas insubstanciales?

¿Qué tipo de cosas son luz y oscuridad?

¿Cómo fue que Yin y Yan se reunieron y

ahora pueden originar todo tipo de cosas?

¿Hubo compás?,

¿de quién, quién fue el que dimensionó todas las cosas?

¿Y cómo fue que lo pudo realizar?

¿Dónde se afirman las nueve cuerdas que mantienen todo unido?

¿Dónde están los nueve campos celestes?

¿Cómo coordina sus movidas el cielo?

¿Cómo es que el sol y la luna mantienen su curso?

Partiendo del Golfo Brillante y yendo hacia el Valle de lo Opaco,

del amanecer al anochecer… ¿qué distancia recorreríamos?

y sigue…

 

Cobertizo de las voces distantes

 

Todo tiene un cuento,

todo encierra una historia

porque no podemos dejar de contar historias.

Cada uno de nosotros atraviesa el mismísimo origen

de todos los mitos.

Somos un Edipo al que no fue necesario cegar

y todos alguna vez

nos plantamos delante de la efigie

aunque más no sea para sufrir

preguntas vanales.

Todos habitamos el drama,

no hay protagonista privilegiado.

A nuestro modo,

todos defendimos las Termópilas,

todos volvimos a casa luego de destruir Troya y

nos condenamos a sufrir tamaña derrota

por un cuello bien formado, unos ojos

que nos miran fijos y una sonrisa

que apenas se insinúa.

¡Nada nos es ajeno!

 

Estamos ahí,

                  con ellos ahí.

 

 

 


ARRIBA

INDICE

SIGUIENTE