ANTERIOR

del Tso Chuan

(Zuo Zhuan)

SIGUIENTE


 

 

Los Comentarios de Zuo, es el libro de historia más viejo de China, atribuido a un tal Zuo Qiunming, y en él, según veo, se registran cantidad de sucesos acaecidos entre el 722 y el 468 antes de Cristo.

Como para hubicarnos, esa época era cuando vivían Confucio y sus discípulos, por ejemplo, y el área Noroeste de China estaba dividida en algo así como 120 estados feudales, algunos del tamaño de una provincia pero la mayoría apenas comprendían dos ciudades o tres, amuralladas y los campos de labranza entre ellas.

Todos estos estados reconocían la hegemonía del Rey Chou, Hijo del Cielo, con su corte en Luo Yang en el valle del Río Amarillo, y que fueron los que liquidaron a los Shang anteriores y estos a su vez a los Hsia, y ahí tenemos a las tres dinastías de la antigüedad China.

En esa época, cruel por caracterizarla en una sola palabra, las intrigas y guerras entre los poderosos mantuvieron en vilo a toda la sociedad China. Con su ambición desmedida comprometían además a toda su familia, como veo en una de las historias:

 
Un tal Zhai Zhong
se hizo del suficiente poder como para inquietar
al mismo monarca del reinado de Zheng.
A éste se le ocurrió entonces
complotar con un yerno de Zhai
del que ya había escuchado
algunas historias y
se reunió con él.
Planearon llevar a cabo el crimen
en una cena que celebrarían
en los arrabales de la capital,
en un sitio poco decoroso
donde gustaban divertirse.

Pero la esposa de Young,
el futuro asesino,
se enteró de lo planeado y
quedó atrapada con la duda
¿a quién serle fiel:
a su padre o a su marido?
Entonces le preguntó a su madre:
-Madre,
¿a quién debemos más fidelidad
las mujeres,
al padre o al marido?
La madre, muy práctica,
no olvidemos que era china,
le dijo:
-Hija,
maridos se consiguen en todos lados,
padre tenés uno sólo.

 
Eso bastó.
La chica fue y
le contó todo a su padre.
Zhai agradeció a su hija y
concurrió al banquete pero
atacó antes a su yerno
lo liquidó y tiró su cadáver
al lago del palacio.
El rey al enterarse
comentó:
-¡Si el muy idiota le cuenta todo
a su esposa,
no me maravilla que esté muerto!

 
Esto ocurrió en el año 697 antes de Cristo.

 

 

 

 


ARRIBA

INDICE

SIGUIENTE